Cómo hacer más seguro tu lugar de trabajo industrial

Los entornos de trabajo industriales exigen mucho cuidado y seguridad a la hora de manipular equipos, transportar materiales y realizar otras tareas cotidianas. Sin embargo, mantener ese nivel de cuidado y seguridad es más fácil de decir que de hacer. Con tantos peligros de seguridad a los que estar atento, al principio puede ser difícil establecer un conjunto suficiente de directrices de seguridad. Para ayudar a los empresarios en este proceso, te enseñaremos a hacer más seguro tu lugar de trabajo industrial con esta útil lista. Tanto si manipulas productos químicos, grano o cualquier otro tipo de material común, estas directrices serán beneficiosas para tu lugar de trabajo.

Formar adecuadamente a los empleados

Los entornos de trabajo industriales pueden albergar una amplia gama de equipos, dependiendo de la industria específica en la que opere la empresa. Entre los equipos industriales más comunes están las carretillas elevadoras, las cintas transportadoras y las grúas, pero desde luego no son los únicos ejemplos. No importa qué tipo de equipo utilicen tus empleados de forma habitual, este mismo principio es válido: todos los empleados deben recibir una formación exhaustiva sobre cómo utilizar el equipo pertinente para evitar accidentes laborales causados por un mal rendimiento de los empleados. Esta formación también debe incluir tareas como el mantenimiento, las reparaciones y la limpieza general.

Como ejemplo, utilizaremos las carretillas elevadoras porque son muy comunes y, en las manos equivocadas, muy peligrosas. Los operadores de carretillas elevadoras deben realizar cursos de formación aprobados por la OSHA al ser contratados para asegurarse de que reciben la certificación adecuada. Si no proporcionas a tus nuevos operadores de carretillas elevadoras esta formación, no sólo estarás infringiendo las directrices de la OSHA, sino que además estarás creando un entorno de trabajo inseguro. Las carretillas elevadoras son piezas de maquinaria muy peligrosas que pueden provocar muchas situaciones de peligro, como colisiones, vuelcos y caída de materiales de la horquilla.

Por supuesto, una carretilla elevadora es sólo un ejemplo de equipo que requiere una formación adecuada para garantizar un lugar de trabajo seguro. Si impartes un buen curso de formación a tus empleados, puedes evitar que se produzcan accidentes y lesiones laborales comunes en tus instalaciones. Además de formar a los empleados, debes controlar cómo ponen en práctica esa formación.

Supervisar periódicamente el rendimiento de los empleados

Una vez que un empleado complete la formación y se incorpore oficialmente a tu plantilla, vigílalo. Llevar un registro del rendimiento de los empleados te permite corregir rápidamente a un empleado si empieza a mostrar negligencia respecto a determinadas directrices, ya se trate de una cuestión de higiene, de manipulación de materiales o de otro protocolo importante del lugar de trabajo. Además de supervisar y hacer cumplir las prácticas adecuadas de los empleados, también deberías tener cursos de formación de reciclaje para los empleados que necesiten, o simplemente quieran, perfeccionar sus conocimientos sobre un determinado tema relevante para el lugar de trabajo. Olvidar ciertos detalles sobre los protocolos de seguridad y la conducta en el lugar de trabajo no es imposible, pero se puede evitar si animas a los empleados a participar en cursos de reciclaje.

El EPI (Equipo de Protección Individual) es esencial

Aparte de equipos como cintas transportadoras y carretillas elevadoras, también necesitas tener el equipo de seguridad adecuado en tu lugar de trabajo. Como empresario, estás obligado a proporcionar a tus empleados EPI suficientes para realizar las tareas diarias. Los EPI variarán de una instalación a otra, pero los tipos más comunes incluyen guantes, mascarillas y gafas.

Por eso es tan crucial conocer a fondo los equipos y productos que tienes en tus instalaciones y, más concretamente, cómo afectarán al medio ambiente y a las personas que lo rodean. Si lo entiendes, podrás reunir el EPI adecuado para mantener a salvo a tus empleados. Además, la pandemia de COVID-19 ha traído consigo sus propias necesidades de EPI, así que no olvides proporcionar protectores faciales, mascarillas y otros equipos para evitar que el COVID y otras enfermedades se propaguen por tus instalaciones.

Realiza inspecciones periódicas

Antes de que los empleados utilicen cualquier equipo para tareas laborales, deben realizar una inspección minuciosa para asegurarse de que está en condiciones de funcionamiento. Es de esperar que ya tengas un programa de mantenimiento para tu equipo industrial, pero eso no hace que las inspecciones de seguridad sean menos importantes. Haremos referencia de nuevo a las carretillas elevadoras porque, como sabe cualquier carretillero, las inspecciones previas al turno son necesarias antes de ponerse al volante, de ahí el término «previas al turno». De ese modo, si algo tiene fugas, está suelto o no es apto para trabajar, se puede solucionar adecuada y rápidamente. Hacer esto para tu equipo industrial te ayudará a minimizar los riesgos de que se produzcan accidentes en el trabajo.

Proporciona el mejor equipo para el trabajo

Que esto esté al final de la lista no significa que sea menos importante que los consejos anteriores. De hecho, es uno de los consejos más importantes de todos: ten en cuenta la seguridad de los empleados cuando compres equipos para el lugar de trabajo. Por ejemplo, no obligues a los empleados a cargar un peso excesivo cuando no tienen por qué hacerlo.

En su lugar, proporciónales una carretilla elevadora, una transpaleta u otro tipo de equipo de transporte de materiales adecuado a tus instalaciones concretas. Mejorar la ergonomía en el lugar de trabajo con el equipo adecuado no consiste sólo en que los empleados se sientan cómodos y sean eficientes, aunque éstas sean buenas ventajas, sino también en evitar que, con el tiempo, los empleados sufran lesiones en zonas como el cuello y la espalda.

Además, las instalaciones industriales pueden producir cantidades peligrosas de partículas y polvo a lo largo de la jornada laboral. Estas partículas -ya sean alimentos, productos químicos u otra cosa- pueden ser peligrosas si las inhalan los empleados. Por eso, muchas instalaciones industriales utilizan una máquina colectora de polvo adecuada para deshacerse de este mismo problema. Utilizar equipos como los colectores de polvo para mantener un entorno seguro para los empleados es tan importante como suministrar a esos mismos empleados EPI y otros equipos esenciales.

Anima a los empleados a hablar

Una de las mejores formas de aprender a hacer que tu lugar de trabajo industrial sea más seguro es animar a los empleados a que hablen cuando vean un peligro en el lugar de trabajo que deba abordarse. Este peligro puede ser otro empleado que manipule incorrectamente el equipo, un empleado que no practique una buena higiene o una fuga o derrame no supervisado: cualquier cosa que suponga un riesgo para la seguridad en el trabajo.

Además, si los empleados tienen la sensación de que tú, como empresario, impones condiciones o prácticas de trabajo inseguras, deben sentirse lo suficientemente cómodos como para presentarse y hablar contigo o con un supervisor designado al respecto. La opinión de los empleados es un activo beneficioso, pero si los empleados no se sienten cómodos hablando contigo o con otro superior sobre ello, podrían buscar un nuevo trabajo en lugar de una forma de arreglar la solución internamente.

Cómo hacer más seguro tu lugar de trabajo industrial
Scroll al inicio