Cómo saber si tu receptor de filtro necesita reparación

Tu receptor de filtro ya debería tener un programa de mantenimiento, junto con el resto de tu sistema colector de polvo y cualquier equipo conectado. Un mantenimiento regular te permitirá detectar posibles problemas mucho antes de que se manifiesten, o peor aún, se vuelvan activos. A veces los equipos tienen mente propia, y los problemas surgen tanto si estás atento como si no. En casos como éste, tu receptor de filtro (y el sistema que lo acompaña) emitirá ruidos, imágenes y cambios de funcionamiento distintos y reconocibles que te harán saber que algo pasa. Para que conozcas mejor su «lenguaje», a continuación te explicamos cómo saber si tu receptor de filtro necesita reparación.

En primer lugar, ¿qué es?

Un filtro receptor es un dispositivo dentro de tu sistema de captación de polvo que separa el material transportado por aire u otros gases a través de un sistema de transporte neumático. Gracias al filtro receptor, puedes liberar el gas y conservar la mercancía para almacenarla o reutilizarla. Suelen ser de acero al carbono, acero inoxidable o sustancias similares (dependiendo de lo que se utilicen para separar: los alimentos y los elementos orgánicos son más adecuados para el acero inoxidable, por ejemplo). Son redondos o cilíndricos para emplear y mantener la potencia y la presión del vacío generado por el sistema.

También contienen filtros para ayudar a separar los materiales, que pueden limpiarse o sustituirse. Los filtros receptores pueden ser de bajo mantenimiento, ya que su diseño proporciona dispositivos que mantienen la máquina limpia y libre de polvo y obstrucciones. Un filtro receptor en funcionamiento mantiene el flujo de material, protege los pulmones y la salud general de tus empleados, y ayuda a ahorrar dinero facilitando la productividad y evitando el despilfarro. Sin embargo, siguen encontrando problemas que requieren una vigilancia semiregular.

Salida baja

La mayor señal de que tu filtro receptor y tu sistema de captación de polvo no funcionan con la máxima eficacia es una baja cantidad de polvo recogido. Si la tolva está baja, entonces el sistema está sufriendo interferencias. La solución más sencilla es evaluar si has permitido que el aparato se bloquee. La acumulación de polvo dentro de la máquina es un problema habitual. Desecha regularmente lo que se haya recogido y desatasca el punto de descarga del polvo. Si eso no funciona, es que algo va mal.

Comprueba, limpia o sustituye los filtros

Los filtros tienen que proporcionar un cierto grado de bloqueo para evitar que el polvo vaya más allá. Los espacios entre la tela u otro material ayudan a atrapar el polvo, y al adquirir una fina capa de ese polvo, ayuda a filtrar aún más. Pero llega un momento en que el filtro ya no cumple su función porque se ha obstruido por el polvo. Sigue los procedimientos y protocolos operativos estándar para limpiar tus filtros. Sustituye los filtros cada seis meses como mínimo, pero recuerda siempre consultar el manual: puede indicar más o menos tiempo entre cambios. Comprobarlo es siempre la mejor forma de actuar.

Bajo presión

Nunca descuides los indicadores. Vigila los niveles y asegúrate de que no bajan o suben en un tiempo demasiado corto. Al igual que el bajo rendimiento, los manómetros pueden indicar si tu filtro o receptor de vacío y el sistema en general están trabajando demasiado o apenas. Tanto la presión alta como la baja pueden indicar una obstrucción. Empieza por los filtros, pero investiga las tuberías circundantes y el depósito o zona de recogida para ver si hay algo obstruido o el receptor del filtro necesita limpieza.

Comprueba los Ajustes

Es esencial que estés familiarizado con tu sistema de captación de polvo. Esto te ayudará a solucionar los problemas cuando surjan, así que no te limites a conocer superficialmente su funcionamiento. Debes conocer los detalles de la máquina si quieres arreglarla.

Los ajustes erróneos pueden interferir en la recogida de polvo, así que experimenta con distintos niveles de presión y demás para asegurarte de que tu sistema funciona a niveles óptimos. Si las cosas siguen actuando de forma extraña, puede que sea el momento de realizar un diagnóstico del receptor de vacío y otras piezas para averiguar si de repente se han vuelto incompatibles con los mandos.

La Gran Evasión

Las malas emisiones son otro indicador para saber si tu receptor de filtro necesita reparación. Tu sistema debe ser totalmente autónomo y no dejar escapar ni una mota de conducto. Sin embargo, si tu sistema muestra algún signo de acumulación o salida de polvo -especialmente del receptor del filtro-, es un gran problema. A diferencia de las tuberías y las juntas, no debe haber puntos débiles en el aparato. No obstante, si ves salir de él la más mínima mota de polvo, es hora de repararlo o incluso -desgraciadamente- sustituirlo.

Debes realizar pruebas periódicas de emisiones en tu sistema; a veces el peligro es invisible. Tu equipo ya tiene que cumplir las normas de la EPA, y te multarán si un inspector descubre que has permitido que tu maquinaria emita polvo y gases nocivos en detrimento de la salud de tus empleados. Realiza pruebas periódicas y programa inmediatamente el mantenimiento, la reparación o la sustitución de tu receptor de filtro.

Tus fans flaquean o fracasan

Los ventiladores son la fuerza que impulsa el vacío de tu sistema. Si empiezan a fallar por acumulación de polvo u obstrucción, algo no va bien. Comprueba que los ventiladores giran libre y rápidamente y se mantienen limpios de polvo y suciedad. El polvo puede acumularse en la zona entre el ventilador y los mecanismos que tiene debajo, lo que constituye un proceso conocido como anidamiento. Mantén esta zona despejada durante el mantenimiento programado regularmente. Aparte de un desempolvado básico, el ventilador debe permanecer sin obstáculos. Si no lo están, comprueba el receptor del filtro y los conductos.

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna pregunta sobre tu receptor de filtro DoverMEI o sobre cualquiera de nuestros otros productos, servicios y suministros, no dudes en ponerte en contacto con nosotros aquí o llamando al (800) 772-0053. Estamos deseando discutir tus proyectos y ofrecerte soluciones proactivas.

Cómo saber si tu receptor de filtro necesita reparación
Scroll al inicio